Monthly Archives: February 2007

Vuelta al agua


Olas medianas, mar agradable, sol, tabla nueva… y dos meses sin entrar al agua. Todo perfecto salvo ese dolor en los brazos. Al fin y al cabo, ¿qué más se le puede pedir a una mañana de febrero?

Banda sonora del baño:

Todas las secuencias han llegado a su conclusión,
el tiempo no puede esperar. Atravesaré el mundo
y volando llegaré hasta el espacio exterior.

Y yo te buscaré en Groenlandia, en Perú, en el Tibet
en Japón, en la isla de Pascua. Y yo te buscaré
en las selvas de Borneo, en los cráteres de Marte
en los anillos de Saturno.

Cruzando amplios mares, escalando altas montañas,
descendiendo los glaciares. A través del desierto,
las junglas y los bosques, quizás te encuentre alguna vez.

Vuelta al agua


Olas medianas, mar agradable, sol, tabla nueva… y dos meses sin entrar al agua. Todo perfecto salvo ese dolor en los brazos. Al fin y al cabo, ¿qué más se le puede pedir a una mañana de febrero?

Banda sonora del baño:

Todas las secuencias han llegado a su conclusión,
el tiempo no puede esperar. Atravesaré el mundo
y volando llegaré hasta el espacio exterior.

Y yo te buscaré en Groenlandia, en Perú, en el Tibet
en Japón, en la isla de Pascua. Y yo te buscaré
en las selvas de Borneo, en los cráteres de Marte
en los anillos de Saturno.

Cruzando amplios mares, escalando altas montañas,
descendiendo los glaciares. A través del desierto,
las junglas y los bosques, quizás te encuentre alguna vez.

Vuelta al agua


Olas medianas, mar agradable, sol, tabla nueva… y dos meses sin entrar al agua. Todo perfecto salvo ese dolor en los brazos. Al fin y al cabo, ¿qué más se le puede pedir a una mañana de febrero?

Banda sonora del baño:

Todas las secuencias han llegado a su conclusión,
el tiempo no puede esperar. Atravesaré el mundo
y volando llegaré hasta el espacio exterior.

Y yo te buscaré en Groenlandia, en Perú, en el Tibet
en Japón, en la isla de Pascua. Y yo te buscaré
en las selvas de Borneo, en los cráteres de Marte
en los anillos de Saturno.

Cruzando amplios mares, escalando altas montañas,
descendiendo los glaciares. A través del desierto,
las junglas y los bosques, quizás te encuentre alguna vez.

Jamón busca jamonero eventual

Lo que son las cosas. Salvo honrosas excepciones, la situación normal de una alacena en España es la siguiente:
– 1 jamonero; 0 jamones.
Cómo es que la mía se encuentra ahora con:
– 2 jamones; 0 jamoneros.
Es decir, que mis jamones buscan jamonero, aunque dicen que mejor de ‘prestao’, ya que para qué comprar un jamonero si se va a quedar sólo en breve, abandonado durante meses como la gran parte del colectivo de jamoneros en paro, que son los más.
Vaya, que se cambia jamonero por tapa de jamón y copita de mazanilla. Yo pongo el cuchillo.

Jamón busca jamonero eventual

Lo que son las cosas. Salvo honrosas excepciones, la situación normal de una alacena en España es la siguiente:
– 1 jamonero; 0 jamones.
Cómo es que la mía se encuentra ahora con:
– 2 jamones; 0 jamoneros.
Es decir, que mis jamones buscan jamonero, aunque dicen que mejor de ‘prestao’, ya que para qué comprar un jamonero si se va a quedar sólo en breve, abandonado durante meses como la gran parte del colectivo de jamoneros en paro, que son los más.
Vaya, que se cambia jamonero por tapa de jamón y copita de mazanilla. Yo pongo el cuchillo.

Jamón busca jamonero eventual

Lo que son las cosas. Salvo honrosas excepciones, la situación normal de una alacena en España es la siguiente:
– 1 jamonero; 0 jamones.
Cómo es que la mía se encuentra ahora con:
– 2 jamones; 0 jamoneros.
Es decir, que mis jamones buscan jamonero, aunque dicen que mejor de ‘prestao’, ya que para qué comprar un jamonero si se va a quedar sólo en breve, abandonado durante meses como la gran parte del colectivo de jamoneros en paro, que son los más.
Vaya, que se cambia jamonero por tapa de jamón y copita de mazanilla. Yo pongo el cuchillo.

Chirigota aleatoria IV: Los padres agustinos y la tetralogía de su primo José María

Esta chirigota es menos aleatoria que las demás por los amigos, pero ahí queda. Grabada en la Calle Nueva. Agustinos estaban los padres misioneros de Uganda pese a que ya era domingo y lo aguantaban todo a base de sangre de Cristo con dos deditos de casera. Grandiosos los cuatro cuplés de su primo José María y la alemana. Bravo amigos.
Aquí otro buen remix. Gracias Elenita. “La Paaaaaz te voy a dar”.