Monthly Archives: June 2007

Vacaciones día 3

Cuando el diablo no tiene qué hacer… se va a ver a Sus Satánicas Majestades a El Egido. Con ellos salté a los 15 en Gijón y a los 20 supe en Bilbao que era oficialmente periodista, un segundo antes de los primeros acordes de Start me Up. ¿Qué me espera en Almería? Contaremos. De momento, suban los altavoces, escuchen esto e intenten que su jefe no les pille bailando:

Atardeceres

Hay gente que viaja miles de kilómetros para esto, así que dimos gracias. El de la foto es Keko “¿Y qué es de Keko?”, os diréis. Pues sigue en Información San Fernando, pasea a su perro Chicho, veranea en Chiclana, se acaba de dar una vuelta por Manganello y está igual de loco por comprarse un Ferrari. Â

Tras la batalla

“Y los sepelios. El pequeño Ellis en su coy, cubierto por una bandera, parecía un trozo de pudding. Ahora, al recordarlo, a Jack se le volvían a nublar los ojos. Él había llorado mucho; las lágrimas corrían por sus mejillas cuando los cuerpos fueron arrojados por la borday los infantes de marina dispararon una salva.

“¡Dios mío!”, pensó “¡Dios mío!” Al redactar la carta y traer a su memoria hechos pasados, se sentía de nuevo invadido de una profunda tristeza. Aquella tristeza que lo había acompañado desde el final de la batalla hasta que la brisa se encalmó, haciéndolos detenerse, a algunas millas del cabo de la Mola, y él disparó cañonazos indicando que necesitaba con urgencia un oficial de derrota y ayuda; aquella tristeza que, sin embargo, había perdido la batalla frente a a la alegría que aumentaba por momentos. Alzó los ojos, y mientras se daba golpes en la oreja herida con la pluma, trataba de establecer el momento en que había empezado a sentir alegría. Por la ventana de la cabina observaba la enorme prueba de su victoria, amarrada junto al astillero, con la misma majestuosidad del primer día que la había visto; y de cara a la ‘Sophie’ estaba el costado de babor, aún intacto, rojo y dorado, reflejándose en las aguas de un gris otoñal.

Tal vez fue cuando recibió inesperadamente las primeras felicitaciones por parte de Sennet, del ‘Bellerophon’, cuyo bote había sido el primero en acercarse. Luego lo habían felicitado Butler, de la ‘Naiad’ y el joven Harvey, Tom Widdrington y algunos guardiamarinas, y también Marshall y Mowett, que aunque se sentían afligidos por no haber participado en la batalla, estaban resplandecientes por la gloria de sus compañeros.

Capitán de mar y guerra, de Patrick O’Brian

[tags]mar, vacaciones, patrick o’brian[/tags]

Cruzar el río

Este post contiene tacos.Â

Sé lo que es. Lo siento por la Iglesia Católica, el Papa de Roma y toda la Corte Celestial. A la hora de enfrentarse con una muerte cercana, irreversible y dolorosa por delante, apuesto por la sedación basada en la humanidad de un doctor que se está jugando los cuartos. Me importan un pijo la deontología médica y las creencias religiosas, teorías que nada tienen que ver con el combate de la muerte a pie de planta, ese momento en que no valen pretendidos códigos inhumanos y sólo hay una persona que sufre hora a hora, minuto a minuto, segundo a segundo sin una posible salvación en las horas venideras.

He conocido a esos médicos, a los de los dos bandos. A los que sacarona un terminal de un paro cardíaco para irse a comulgar con el expediente limpio y a los que tuvieron cojones suficientes para sedarlos a sabiendas de que nunca volverían del sueño, a sabiendas de lo terrible de sus dudas, seguros de que lo primero era la persona y luego sus puestos.

Me quedo con los segundos. Estoy con ellos. ¿Qué conoce usted, señor obispo, de la muerte? Yo sí la conozco y en su campo de batalla no sirven en las teorías, las creencias, las deontologías. Sirven los cojones, la humanidad y una mano a la que agarrarse mientras uno termina de dormirse. Y no me cuenten más historias.

Sucedido en Cádiz: define “ir a la playa”

Esto se ha montado en mis narices en 10 minutos, esta mañana en El Palmar. Aún hay dudas si se trata de una excursión a la playa, una construcción ilegal o el campamento romano de Asterix a lo Cádiz. Por supuesto, no faltaron los filetes empanados de embriagador aroma, cervezas, tinto de verano y un megáfono de juguete para controlar a los niños:

–¡Semanué, no te vayas a meter en agua tapá que te conozco!
–¡Afú!

Están locos estos romanos.

Glosario:

  • AGUA TAPá: Irse a agua tapá supone que el agua del mar te cubre si no nadas o flotas… La diferencia de estar o no en agua tapá es la misma que no tener o tener pie otra expresión muy al uso. (Según El Habla de Cádiz)
  • ¡AFÚ!:Expresión que significa “¡Otra vez no!”

[tags]playa, verano, chiringuito, cádiz, afú[/tags]

Que siga el fuego

Los políticos españoles han aprendido de la historia. Esas cabezas malpensantes de la democracia han leído tela y se han tomado al pie de la letra una de las grandes frases de Cosme Damián de Churruca, en Tragalgar. Con la pierna recién destrozada por un balazo de cañón, se incorporó y soltó su “No ha sido nada. Siga el fuego”. Claro, que entonces se trataba de salvar el pellejo de un país y no de hundirlo.

Como generalmente no entienden nada, mejor les iría de haber hecho suyas las últimas palabras de Nelson en el mismo combate, después de recibir un balazo de un francés tirador avieso que le llegó desde el hombro hasta el mismo s. Horatio, el héroe inglés, un segundo antes de morir, miró a su segundo, el comandante del ‘Victory’ y le soltó su ya famoso “Kiss me Hardy”.

+ El ‘Redoutable’ y el ‘HMS Temeraire’ Trafalgar, óleo de Auguste Mayer.

[tags]trafalgar, política, nelson, victory, churruca[/tags]

Reivindicando a Battiato: Franco, hoy

Voglio vederti danzare come le zingare del deserto con candelabri in testa o come le balinesi nei giorni di festa. Voglio vederti danzare come i Dervisches Tourners che girano sulle spine dorsali o al suono di cavigliere del Katakali. E gira tutt’intorno la stanza
mentre si danza, danza e gira tutt’intorno la stanza mentre si danza. E Radio Tirana trasmette musiche balcaniche, mentre danzatori bulgari a piedi nudi sui braceri ardenti. Nell’Irlanda del nord nelle balere estive coppie di anziani che ballano al ritmo di sette ottavi. Gira tutt’intorno la stanza mentre si danza, danza. E gira tutt’intorno la stanza mentre si danza. Nei ritmi ossessivi la chiave dei riti tribali regni di sciamani e suonatori zingari ribelli. Nella Bassa Padana nelle balere estive coppie di anziani che ballano
vecchi Valzer Viennesi.

En castellano.