Monthly Archives: September 2007

Antonio

Â

Antonio es un fotógrafo de batalla. De a pie de calle. Y un periodista. Gusta tenerlo en la espalda al filo de lo que pasa alrededor, mil veces más al tanto que el redactor, con un guiño, una mirada o un codazo apuntando la noticia que nadie ha visto. Y además hace fotos como estas.

Lo mismo se mete entre las cañas y lidia con ratas del río -le aterran- esperando un alijo que vive en el humo las luchas de la industria de Cádiz -batallas de las que salió en una ocasión con la cara partida por un pelotazo-, que se embarca para hacer fotos de lo que sea. (Por cierto, se marea).

A veces le digo “el becario” por la juventud que desprende, su nervio físico, la sonrisa, las ganas y la pelambrera de rizos que gasta. No se le cae ni un pelo al tío. Cualquiera diría que Candela tiene ya diez años…

Hay ciertos compañeros con los que no da miedo correr hacia el fuego.

He aquí su recien estrenado fotoblog.

La prensa detrás del Público

Creo que no hay mejor escenario para leer un periódico que un viaje en tren (la manera en que quedas pegado al asiento en el despegue de los aviones me deja matemáticamente grogui), así que mañana tendré unas horas para estudiar Público, el nuevo diario que ha salido a la calle. De momento, me inquieta la pulsión de que nace para cubrir -más allá de hipotéticos favores de la Corte Socialista- espacios ideológicos. Porque creo que los espacios ideológicos, al menos los prismas, tienen que ser consecuencia de la prensa -entre otros muchos factores de mayor peso-, pero desde luego no su causa. Continue reading

Esto es ‘bisnes’

Ya es otoño, pero sólo en el Corte Inglés. Porque juro por la foto que me hizo Román del brazo del Sabio Tarifa que en Cádiz sigue siendo verano y además hace un calor de mil pares. Prometo que todavía ni siquiera han llegado las olas y que el domingo me abrasé como un chicharrón de Jerez, daños colaterales de vivir en una ciudad que explota sus días de sol y de el turismo como único futuro.

En El Corte Inglés no se enteran. Hace dos semanas que me pasé por allí en busca de un bañador, dado que el mío había sufrido un ataque de parafina fundida por el sol. He aquí lo que ocurrió.

–Perdone ¿Los bañadores?
–Ya no tenemos –me dijo una señorita en medio de un batallón de cazadoras de snowboard.

Eso es visión de negocio en una ciudad en la que no se compra porque no se tiene o porque no se quiere vender.

Segunda parte del ‘bisnes’ de Cádiz. El domingo quedo abrasado por el sol. Necesito ‘aftersun’. Me planto hoy en el Hipersol.

–Perdone, ¿las cremas solares?
–Ya no hay, ya no vendemos.

Hay gente que merece la quiebra.

En la Costa del Edén

La tumba natural de un marinero es, al menos desde el punto de vista literario, el fondo del mar. Claro, que eso es difícil de explicar a la viuda de uno de los tres barbateños que se quedarán, con toda probabilidad, nadando con chocos para siempre. Después de dos semanas de información y momentos compartidos, se va uno con la sensación de pertenecer a un sitio más y también de dejar a algunos amigos con el agua al cuello.”Con dos o tres metáforas en la nuca y una gota de plomo en el lacrimal”, que dijo Sabina.
“Vente –me dicen– y que no sea pa males”. Prometido. De momento, envío por los bites todo lo que contiene la canción que compuso Ruibal para ese pueblo y que dio nombre a este blog.

Para todos cuya vida se quedó con la quilla al sol el día 5, a 14 millas de la costa, de vuelta de Larache.

El paraíso es un sueño
pa qué te voy a engañar,
aquí todo tiene dueño como en la vida real
y hay quién se adueña el paisaje
el aire, el agua y el mar
Y el dinero es de un malaje que no sabe ni sumar.

En el reino de los mansos el masoquista es el rey
por quererte sin descanso soy un fuera de la ley,
y aunque yo no te merezca, torpe, lacio e indeciso
Yo soy el guapo que pesca atunes en el paraíso.

El paraíso no tiene ni pecado ni serpiente,
que me muerda ni me tiente
ni principio ni final
ni gracia si no es contigo
dormir la siesta al abrigo
Del árbol del bien y el mal.

En la costa del Edén
hay un nido de tunantes
y por chulos que les den por donde salta el levante
que me llamen infeliz y
que me encierren por loco
si no es bonito vivir siempre nadando con chocos.

Dame un beso de tornillo antes de ir a la alcoba
que lo mejor del morrillo será mi tarta de boda
no será lo qué pedías, pero soy quién más te quiso
No se pescan to los días atunes en el paraíso.

Mira si estamos casaos, si pasamos de la gente,
que nos quiten lo bailao y reviente el que reviente
ya no hay nada que me importe;
Yo cumplí mi compromiso,
no se pescan por deporte atunes en el paraíso.

De juntaletras (I)

El periodismo no es más monstruoso, desacertado, incoherente, maligno y superficial que la banca, las finanzas, la medicina o la albañilería. Lo que ocurre es que nosotros sabemos contar mejor las miserias, las de los demás o las nuestras propias.

Queda inaugurada la sección ‘De juntaletras’ sobre la prensa. Se admiten aportaciones.