Monthly Archives: June 2008

Saltar, cantar

Podemos, sí y todo eso, como podemos levantarnos de la cama, oiga, con la que está cayendo de las 65 horas semanales, la gripe y las susencias. Digo, podemos y pueden, y puede ser fantástico un partido de fútbol -toma comillas- con olor a mar, con las sirenas de los barcos sonando a alirones en el muelle. Pooooooooooo. “El ser humano… Es extraordinario”, dice un loco en la tele. Y que lo digas. Siempre podemos, hasta que todo es saltar y cantar, sin ejemplo, como zampanzares absurdos del lo-lo-lo, sin más que decir que saltar y bailar. Podemos perder incluso oportunidades de quedar bien, que es lo primero que se pierde, antes incluso de la cartera. Que si Reina lo-lo-lo, Casillas en calzonzillos, el otro idiota con la copa en la cabeza, lástima que no se atrancase. Más saltar en Colón, qué blanco lava, leches, podemos sin poder ser más originales, humanos, sarcásticos, ejemplificantes, valientemente ibéricos, incluso, cuando decenas de millones de personas nos escuchan. No podemos decir nada más. Lo-lo-lo con la cámara. ¿Qué dirías si te oyesen decenas de millones de personas? ¿Que bote Villa? Mamá, te quiero. Mínimo.

Conste que lo dice uno que en unos días estará saltando y bailando. Claro que no es lo mismo sin cámaras, con los Navarrete en el cogote de la andanada y las palmas al cielo, absurdo, feliz. No te quieres enteraaaaaaaaaar, que te quiero de verdaaaaaaaaaad. En esas estaremos, hasta volver a vernos. Abrazos y feliz verano. Quedaros con eso: podeis. En serio.

Por la Puerta del Príncipe

Sé que esto no está para esto, que me van a poner verdes los de la foto, pero no me resisto a colgarla. Es fantástica. De cuando Manolo salió por la Puerta del Príncipe. Ahí es nada. Un día el Gorrión contará –espero– el día que cuajó una vaca de Pablo Romero.

Culointacto

María Eloy García, que se explica mucho mejor que uno ya sea en prosa o en verso, acuña un grandioso término para la catagoría humana de ‘culointacto’, aproximado diría yo a aquél tan acertado de ‘culofino’ que tanto divertía a la Cabasés cuando vivimos la Dolce Vita. El ‘culointacto’, interpreto, debe ser algo así como un ‘culofino’ 2.0.

Valga como aproximación alegórica este poema de María Eloy:

de tus fatuas liturgias de oenegé
qué solitario discurso te queda/
hermosos tus taichís y qué enérgicos
tus pensamientos de último derecho
genuinamente humanos/
y al fin tu última cena pandesoja
y mentapoleo que es tu sangra derramada
feliz tu evangélica despensa
y tu aséptica cocina
como un polvo democrático/
arriba pues la última demagogia
el rojo profiláctico de tus besos
arriba la aromaterapia y el quiromasaje
la diosa homeopatía/
orgulloso el que al aroma de tus velas
y al sonido de tus mantras
no presienta la estudiada disidencia
de tu culo intacto

Si les gusta –que digo yo que sí ya que este blog no suele ser frecuentado por culointactos–, visiten el blog y la página de María Eloy. Y de paso la de Carmen López, un suceso genético similar al de nuestro querido López, pero que salió bien.

Uy, me dejé el enlace de la López. Es aquí.

El gigante

Aún no sé porqué en la inmensidad del mar algunos buscan todavía la inmensidad de un crucero. Es tan absurdo como pasar la tarde al bosque sobre cien metros cuadrados de aceras y de asfalto, visitar una ciudad desde las azoteas de los rascacielos.

Este, desde luego, es muy grande.

Drama

(Del lat. drama, y este del gr. δρᾶμα).

1. m. Obra perteneciente a la poesía dramática.

2. m. Obra de teatro o de cine en que prevalecen acciones y situaciones tensas y pasiones conflictivas.

3. m. Suceso de la vida real, capaz de interesar y conmover vivamente.

4. m. Cuando te dice el Peloto que no viene a San Fermín.

5. m. Cuando Elenita se da cuenta de que no viene a San Fermín.

Palabras para Jaime

Tú no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja como un aullido interminable.  Hijo mío es mejor vivir con la alegría de los hombres que llorar ante el muro ciego.  Te sentirás acorralado te sentirás perdido o solo tal vez querrás no haber nacido.  Yo sé muy bien que te dirán que la vida no tiene objeto que es un asunto desgraciado.  Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti como ahora pienso.  Un hombre sólo una mujer así tomados de uno en uno son como polvo no son nada.  Pero yo cuando te hablo a ti cuando te escribo estas palabras pienso también en otros hombres.  Tu destino está en los demás tu futuro es tu propia vida tu dignidad es la de todos.  Otros esperan que resistas que les ayude tu alegría tu canción entre sus canciones.  Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti como ahora pienso.  Nunca te entregues ni te apartes junto al camino nunca digas no puedo más y aquí me quedo.  La vida es bella tú verás como a pesar de los pesares tendrás amor tendrás amigos.  Por lo demás no hay elección y este mundo tal como es será todo tu patrimonio.  Perdóname no sé decirte nada más pero tú comprende que yo aún estoy en el camino.  Y siempre siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti como ahora pienso.  José Agustín Goytisolo, 'Palabras para Julia', remixed.

Bachata en adobo

En el Adobo (Rosario esq. Beato de Cádiz) Juan ha cambiado a Camarón por la bachata. Ha llegado el verano, digo.

Aprovecho para saludar, que dijo aquella. El Adobo cierra tarde. Muy tarde. Ideal para periodistas con mucha hambre y más sed. No se pierdan:

  • Obviamente, el adobo. Cualquiera de sus especialidades, sobre todo las caballitas
  • Las ventrechas
  • Los boquerones en vinagre.
  • El montadito de Serranito Guay.
  • El menudo (“Dios qué gaseosa, la ostia”)
  • Los chocos y el pescado frito en general, para los no iniciados.

Y no se les ocurra decir lo que aquella guiri, que le preguntó a Juan si las mandíbulas de tiburón que cuelgan de la pared eran de verdad.

El concejal y la prensa

Cádiz. Inauguración de una exposición de fotografías. Un concejal se pone irónico en público:

–¿Tú estás trabajando en Cádiz o no? Como no se te ve en los actos culturales…

–Si, claro. ¿No me lees?

–No.

–Vaya.

–No te ofendas. No te leo a tí ni a ninguno.

–Vaya.