Monthly Archives: January 2010

Periodistas en Haití

Hace unos días me vi delante de la televisión con una pregunta muy seria: ¿Te vas hasta Haiti a hacer crónicas desde el aeropuerto?. Hoy me encuentro con esto:

¿Se puede llegar a un terremoto con maleta de ruedas? Sí. ¿Puede una revista que dedica su última portada a los maquillajes más sorprendentes y a las joyas que vienen para este año enviar a un periodista para la cobertura? Sí. ¿Puede llegar alguien a la zona más devastada del planeta sin agua, comida ni un teléfono en condiciones? Sí.

¿Puede la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo) llevar a más de veinte periodistas dentro de un avión de emergencias? Sí. ¿Puede un periodista ponerse a llorar cagado de miedo nada más poner un pie en Puerto Príncipe al verse rodeado de negros?

Más en Periodistas o niños de papá, en El Mundo

Una mañana con Ricardo Sanz

Ella , clienta del exclusivo local japonés de Kabuki Wellington en Madrid, tendría unos treinta años. Terminó su comida y preguntó por el chef: «Usted es el hombre que más placer me ha dado sin tocarme». Así, sin paños calientes, y delante de su marido. Él era Ricardo Sanz de Castro, madrileño menudo de 51 años, considerado por la crítica gastronómica como el mejor ‘japo’ de Madrid. O el mejor madrileño de Japón.

No se quejen tanto, que no es tan desagradable hacer periodismo… Monforte, me acordé de tí.

El samurai del sushi

Lavado en frío

KYRGYZSTAN-RELIGION-EPIPHANY

Con sus bikinis, sus pareos y sus sonrisas, podrían ser dos turistas divertidas de alguna playa tórrida y con marcha de Ibiza refrescándose los pies en la orilla. No tienen pinta ellas de devotas, y la barba de él parece más de un dj que de un sacerdote. Pero lo son. Por eso celebran la Epifanía recordando el bautismo de Jesús por San Juan en el Jordán, a la rusa.

Tal vez ellos hubieran preferido saltar al agua en agosto, pero la tradición manda que lo hagan el 19 de enero, 6 de enero para los que utilizan el calendario juliano (de Julio César). El gregoriano, que se usa en España –y oficialmente en Rusia–, decidió en 1582 comerse trece días de la historia.

Día más día menos, para ellos es 6 de enero, la fiesta de la Epifanía, una celebración que podría tener un origen previo a la de la Navidad. Para entenderse, el Nuevo Testamento define este fenómeno como la revelación de Jesús al mundo, una noticia cuya simbología tiene que ver, entre otros episodios, con la adoración de los Reyes Magos y el agua que derramó sobre CristoSan Juan. En aquellas, el Bautista dijo lo de «este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo». Desde entonces, los rusos lavan sus pecados en frío.

Estos vecinos de Sosnovka (al oeste del país) lo hacen a quince grados bajo cero (temperatura ambiente) y con el agua del río, Dios sabe a cuántos grados. Y no son cuatro locos. Ayer repitieron la ceremonia miles de paisanos. Los sacerdotes acuden a la orilla del río Kara Baltan y abren en el hielo grandes agujeros en los que se dan un agua los fieles ante las cámaras de la prensa internacional. Ellos aseguran que el baño helado purifica; y los médicos, que provoca vasoconstricción, tonifica los músculos, relaja la frecuencia cardíaca y que si uno le echa valor, ni duele. Les deja en la gloria.

+ Publicado en el suplemento V de Vocento el 20/1/2009.  Foto de Vyacheslav Oseledko. AFP.

Valientes y generosos

Las jotas incluidas, todas las cosas que en este mundo nos hacen levantarnos del asiento tienen que ver con la valentía y con el perdón. Con la fuerza y la delicadeza, la cabezonería y la razón. Todas, de una manera u otra. El rugby tiene mucho de todas y, la historia, si se sabe buscar, también. Lo demuestra ‘Invictus’, la  película que se estrena hoy como un himno a la inteligencia, la empatía, la belleza, la reconciliación y los cojones. Probablemente no haya mejor cóctel para beberse en la barra del bar del mundo un viernes por la tarde y tirarse a la calle abrazando y simulando melés por las aceras, revolcándose con los amigos, soñando con volver a vagar por Capetown. Viviendo de nuevo.

En 1995 pasó algo. Si lo conocen, no merece la pena que se lo cuente. Si no, confíen en que fue así, tal y cómo se cuenta en la película. Esto no es un cuento chino. Por eso los cínicos no deberían ir el viernes al cine. Más. Los cínicos no debieran ir a ninguna parte en general. Les dejo, de muestra, con este poema que supone el mar de fondo lírico de la película.

Out of the night that covers me,
Black as the Pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul. –
In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed. –
Beyond this place of wrath and tears
Looms but the horror of the shade,
And yet the menace of the years

Finds, and shall find me, unafraid.

It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate;
I am the captain of my soul.

‘Cádiz: 45 días de ingenio’

“Un reportaje sobre el Carnaval de Cádiz”. ¿Para todo el país? Eso estaba hecho. Parecía fácil y no lo fue. Aquí el resultado.
Los que dicen «realismo mágico» no han estado en Cádiz. Nada es lo que aparenta al sur del Sur: es una isla que parece un istmo, su plaza de toros es una plaza de oficinas, el Puerto no es un muelle, sino una ciudad y todo Cádiz no es Cádiz. Sólo el centro amurallado. Cuentan que allí la fuerza de la gravedad es distinta, que pesa menos el aire y que hasta la luz alumbra más. Que no sirven las leyes universales. Por eso no le debe extrañar a nadie que tenga el Carnaval más largo del mundo (45 días), una descomunal patada a la razón que arranca con el polvorón medio atragantado y termina en plena Cuaresma.
En ese tiempo suceden cosas y la mayor parte de ellas hacen reír. Todo gira alrededor de la copla cantada. «Esto es la fiesta de la palabra. Otros carnavales entran por la vista, pero este entra por el oído», adelanta José Guerrero Roldán, ‘El Yuyu’, uno de los maestros de la chirigota del Concurso (con mayúsculas). ¿Qué Concurso? Nadie dijo que esto fuera fácil. Así se le llama a un certamen que ocupa las noches de 34 días de lo que en el diccionario sentimental de Cádiz figura como ‘Febrero’, a secas, aunque a veces se dé en enero (+)

Carnaval de Cádiz

+ Artículo publicado en el suplemento V de los diarios de Vocento el 19/01/2009