Monthly Archives: April 2011

En papel: Siberia y Cádiz

http://www.flickr.com/photos/chapuelenita/sets/72157626560352586/

Junto a las piedras del Castillo de San Sebastián flotan las viyuelas y el Yenisei arrastra tropezones de icebergs. En La Viña, piba es una piba y en Krasnoyarsk, una cerveza. Al Sur del Sur se rozan los 40 con Levante en calma, en la estepa los 40 bajo cero. Es difícil encontrar dos tierras tan lejanas como Cádiz y Siberia. Y cómo es que tras ese abismo, dos pueblos son capaces de encontrarse y tomarse de los hombros. Obró el milagro hace unos días la Semana Cultural Española en la Universidad Federal de Siberia, con un cartel de feliz frenopático construido por el profesor y periodista gaditano Pablo Terradillos, que fuera hasta hace un tiempo parte fundamental de este periódico.
Pasó sin uno darse cuenta cuando Julia Vavílova, bailaora siberiana, levantó los brazos, cuando Karim Aljende dio a probar el gazpacho de su abuela y Olga Chistova recitó en su dulce ruso los poemas de David Eloy y José María Gómez Valero. Sonaban entre el humo Pasternac y Jardiel Poncela y el eclipse borró las distancias con los versos de Carmen Camacho y Rosario Delgado, y las teorías de Alberto Porlan. Sucedió cuando Dani Mata y Enrique Mengual se arrancaron por rumbas. Por la mañana, a Tania se le hizo un nudo en la garganta con una carrera en las astas por la calle Estafeta. Al calor de la noche, Miguel Ángel García Argüez se vino arriba por ‘Los Infieles’, Lolo Ortega componía un pasodoble ruso con una música del Noly y la Fundación de Raperos Atípicos de Cádiz conseguía que ante la propuesta de currar 25 horas más, la discoteca entera respondiera: ‘teskiarcarajoyá!’. Sin darse cuenta daban respuesta al teorema: somos humanos en Cádiz, en Siberia y en Pekín. Guárdense las alambradas y las murallas donde les quepan.

+ Artículo publicado en La Voz de Cádiz el 29/04/2011.

28 de abril

Tú me abandonarás en primavera,
cuando sangre la dicha en los granados
y el secadero, de ojos asombrados,
presienta la cosecha venidera.

Creerá el olivo de la carretera
ya en su rama los frutos verdeados.
Verterá por maizales y sembrados
el milagro su alegre revolera.

Tú me abandonarás. Y tan labriega
clareará la tarde en el ejido,
que pensaré: Es el día lo que llega.

Tú me abandonarás sin hacer ruido,
mientras mi corazón salpica y juega
sin darse cuenta de que ya te has ido.

En papel: La batalla del ego

Los abogados están muy contentos. Radiantes. Con gusto han cedido el puesto honorífico de ‘El Más Hijueputa del Planeta’ a los periodistas. Todo gracias a que algunos se han propuesto, no ya matar al mensajero, que llegaba en las últimas por el hachazo de la crisis, sino bajar su cadáver del caballo, arrojarlo a una zanja y enterrarlo en cal viva. Entren en una noticia en la red. Y lean los comentarios. Ábranse el Twitter, o el Facebook. Todo quisque gasta su tiempo en vilipendiar crónicas, reportajes, enfoques, ladillos, pies de fotos, documentaciones y hasta maquetaciones por las que, por cierto, no han pagado ni un cochino maravedí. Además de hacer frases que comienzan con «Tenemos derecho a», el nuevo deporte nacional es ciscarse en los muertos de la prensa, con todos sus sacramentos. Es una postura muy en liza en una era en la que cada uno tiene que ser el niño más listo de su ‘timeline’ de Twitter, en lugar de dar su vida a la pesca, al sexo o a la cocina de los chipirones en su tinta, faenas todas más gustosas para el cuerpo, pero no tanto para la soberbia. Porque ellos son muy listos y el periodista, por norma, es tonto. Porque aquí se trata de construir egos propios destruyendo el de otros y en esa cacería de reputaciones, qué mejor presa que un redactor que sabe de todo un épsilon, que es como no saber nada. La prensa mete sus patas, algunas históricas, aunque no sea Belcebú reencarnado, desde luego no más que Julio el médico, Manolo el fontanero, Eduardo el ingeniero nuclear, Pepe el agricultor y Andreas el químico. Es más, el mundo iría mucho mejor si Julio, Manolo, Eduardo, Pepe y Andreas dedicaran su tiempo a su trabajo y no a tocar el rabo de la boina con «la manipulación informativa manifiesta» de este u otros textos.

+ Publicado hoy 1/4/11 en La Voz de Cádiz.

Calerón

1012caleron53
De tardes toreando, de revolcones, de tostadas de zurrapa, de calor, de amigos largos, de capotes rotos, de lo que significa disfrutar juntos, de promesas, de toreros locos, de gente que se fue, de medias verónicas y hasta de encierros. Esta foto habla de muchas cosas y muy buenas. Calerón, Montellano, Sevilla. Gumer, Juanfran y servidor.